El Parterre

El jardín del Parterre es pequeño, pero muy interesante. Su creación es de 1850, por lo que sus árboles ya son considerados monumentales. Entre el Parterre y el Parque de la Glorieta hay cuatro enormes ficus ((Ficus Macrophylla) plantados ahí desde 1852. El del Parterre, junto a la gasolinera, tiene más de 24 m de altura y es el más monumental de los cuatro.

El elemento más llamativo lo constituye la grandiosa estatua de Jaime I a caballo que se pensó erigir para conmemorar el sexto centenario de su muerte y fue finalmente colocada en 1891. Se costeó mediante suscripción popular y se utilizaron 15 toneladas de cobre procedente de 5 cañones y un obús enviados desde la fortaleza de Peñíscola por el Ministerio de la Guerra.