Calle Corregería

En esta calle se asentaron los trabajadores guarnicioneros que confeccionaban correajes y guarniciones para las caballerías y después también para los carruajes, por lo que estaban especializados en trabajar la piel y el cuero.

También fue conocida como Selleria y como Freneria porque también trabajaban aquí los fabricantes de sillas de montar. No siempre se llevaron bien con los correjeros, como lo demuestran los frecuentes pleitos porque unos y otros reclamaban el derecho exclusivo a la venta de las sillas.

Desde aquí podemos divisar al final de la calle la parte superior del Miguelete.