Avenida Blasco Ibañez

En la Avenida Blasco Ibáñez se concentran las facultades de la universidad de Valencia, aunque al final fue necesario ampliar la ciudad universitaria con la creación del Campus en Burjasot y el Politécnico. Todavía se mantienen aquí algunas facultades y el Hospital Clínico Universitario.


Por su parte central discurre un jardín bastante ancho y que recorre toda la avenida hasta la estación del Cabanyal ya casi en la playa. A pesar del intenso tráfico, mucha gente lo utiliza para correr y para pasear.

Al principio del jardín nos encontramos la estatua de Palas Atenea, enfrente del Rectorado de la Facultad. Su autor fue Roberto Roca Cerdá, nacido en Onteniente en 1892 y se inaugurá en 1967. La diosa, en pie, va ataviada con peplo de color azul y túnica anacarada, la estatua porta, a excepción de la lanza, los tradicionales atributos de la diosa: la esfinge, sobre el yelmo corintio dorado que cubre su cabeza; la égida, escudo protector en el que se fijó la cabeza de la Gorgona; la victoria alada que sostiene en su mano derecha y el escudo, en su mano izquierda, en el que se representa la cabeza de Medusa; a sus pies, junto al escudo, se yergue la serpiente. La leyenda dice: «Patria y Estudio».

El paso de los años y la falta de restauración han causado estragos en esta monumental estatua de más de 4 metros de altura, pero aún así, Palas Atenea sigue siendo la diosa de la Sabiduría y también guerrera, que siempre prefiere resolver los conflictos mediante el uso de la inteligencia y no de la guerra. La imagen está realizada en cerámica, por lo que brilla cuando le da el sol. Cuando paso por aquí, siempre me detengo a contemplarla. He pasado muchas horas leyendo en un banco a sus pies.