Ruta Valencia Medieval


[Rutas por Valencia] Especial para niños: Ruta Valencia Medieval

Puerta de los Judíos —› Parterre —› Calle de la Paz —› Calle del Mar —› Plaza de los Patos —›
Iglesia San Juan del Hospital —› Miguelete —› Catedral —› Plaza Virgen —› Palau de la Generalitat —›
Torres de Serranos —› Calle Roteros —› Murallas árabes Torre del Ángel y Mare Vella —› Portal de Valldigna —›
Murallas árabes C/ Salinas —› Calle Caballeros

Haz clic en el mapa en la Puerta de los Judíos si quieres conocer historias curiosas.
Y si solo quieres ver la ruta, basta con que pongas el ratón sobre la marca de color y aparecerá la información.


Información adicional, por si quieres saber más

Vamos a visitar los lugares donde se comenzó a construir la Valencia actual. Recordaremos al Rey Jaume I y contemplaremos los edificios que él ordenó construir hace ya más de 800 años y recorreremos el perímetro de la antigua muralla árabe que defendía la ciudad.

Foto de la Puerta de los Judíos
Puerta de los Judíos
Foto de Jaume I en el Parterre
Jaume I en el Parterre
Foto de Iglesia San Juan del Hospital
S. Juan del Hospital
Foto de El Micalet
El Micalet

Comenzaremos el día en la Puerta de los Judíos, en la calle Colón, por donde discurría la muralla cristiana allá por el siglo XIV. Pasamos por el Parterre y saludamos al rey Jaume I, seguimos por la calle de la Paz hasta la calle de Mar, esta zona es la judería. Llegamos a la Plaza de San Vicente Ferrer también llamada Plaza de los Patos...

... nos dirigiremos a revivir el mundo de los caballeros cruzados de la Orden de San Juan. Vamos a ver la iglesia de San Juan del Hospital en la calle Trinquete de Caballeros... fue la primera iglesia construida después de la Catedral, del siglo XIII. El rey Jaime I se la entregó a los caballeros de San Juan para que vigilaran y protegieran la puerta de la muralla llamada de la Xerea. El rey les dio estas tierras por su valerosa actuación en la conquista de la ciudad de Valencia. En la entrada encontramos pintadas en la pared las cruces rojas de los Cruzados del siglo XIII.

Esta iglesia fue saqueada, abandonada y destruida por un incendio, pero afortunadamente se pudo reconstruir tal como era. Es una joya que nos queda de aquellos lejanos años.

Seguimos por la calle del Mar y llegamos a la Plaza de la Reina donde subiremos al Miguelete por su empinada y estrecha escalera de caracol que cuenta con 207 escalones de una sola pieza de piedra cada uno. Menos mal que esta torre no llegaron a terminarla, porque casi, casi no llegamos.

Si quieres saber más sobre el Miguelete, haz clic

El Miguelete se empezó a construir en 1.381 y se terminó el año 1.425. Se le llama así porque en lo más alto se encuentra la campana llamada “Miguel” o “Micalet”. Este santo tenía que proteger a la ciudad de las tormentas y de todos los males. Tiene planta octogonal y es muy curioso que su perímetro mide exactamente lo mismo que su altura hasta la terraza, 51 m, aunque hasta arriba del todo mide 63 m. Desde allí podremos contemplar una maravillosa vista de la ciudad, la huerta y el mar.

Si quieres saber para qué se utilizó la torre, haz clic

Hacia el año 1.538 comenzó a utilizarse la torre para dar señal de alarma si se avistaban moros en la costa. Mediante un sistema de encendido de hogueras en lo alto de la torre, que llamaban fallas, avisaban a toda la población del peligro y esta señal podía verse desde muy lejos. Si los musulmanes desembarcaban, entonces la señal convenida era arrojar la hoguera muralla abajo.

La sala del primer piso era la antigua prisión o asilo porque aquí se refugiaban los que huían de la justicia y solicitaban el derecho de asilo. En el segundo piso estaba la casa del campanero que vivía aquí y era el encargado de tocar las campanas. Era un trabajo muy duro porque había que tocar las campanas muy a menudo, en un día normal se tocaban hasta 10 veces. En esta sala hay una piedra que sobresale de la pared. Es la piedra sillar de comunicación con el campanero porque abajo en la base de la torre hay otra piedra igual. Si se golpeaba con un objeto duro, el sonido se transmitía hasta la sala del campanero. Era una forma de comunicarse con él sin tener que subir tantas escaleras. El último campanero murió en 1.905.

Si quieres saber sobre las campanas, haz clic

Y en el cuarto piso está la sala de campanas con sus 13 campanas. La más antigua es la Catalina del año 1.350, la más pesada Miguel que pesa nada más y nada menos que 7.514 Kg y la más pequeñita es el Cimborriet que sólo pesa 16 Kg.

Foto de la portada gótica de la fachada occidental
Catedral
Foto de la Plaza de la Virgen
Plaza de la Virgen
y Basílica
Foto del Palau de la Generalitat
Palau de la Generalitat
Foto las Torres de Serranos
Torres de Serranos
Foto Portal de Valldigna
Portal de Valldigna
Foto Murallas árabes
Murallas árabes

Rodeamos la Catedral, pasamos por delante de la Puerta de los Apóstoles, donde todos los jueves se reúne el Tribunal de las Aguas.

Vemos la Basílica de la Virgen de los Desamparados y la fuente en medio de la Plaza de la Virgen. Las estatuas de esta fuente representan al río Turía en el centro, rodeado por las acequias de riego que llevan la riqueza y la abundancia a la huerta valenciana.

También encontramos el Palau de la Generalitat, sede del gobierno valenciano y entramos en la calle Serranos que nos lleva a...

... las Torres de Serranos, así llamadas porque miran al camino que dirige hacia la zona de la Serranía cuyos habitantes eran denominados los serranos. En el siglo XV para entrar por esta puerta había que pagar un impuesto o peaje por las mercancías que entraban o salían de la ciudad, igual que ahora en las autopistas. Se construyeron en sólo 6 años, del 1.392 al 1.398.

Cuando lleguéis arriba del todo, estaréis a 33 metros de altura y podréis contemplar desde lo alto el foso defensivo que originalmente estaba cubierto de agua.

La pequeña campana que está situada en la parte de atrás fue la que alertó en 1.363 del ataque del rey de Castilla Pedro I El Cruel y está rota desde 1.813 durante el asedio de las tropas francesas.

Desde 1.586 hasta 1.888 se utilizaron como cárcel porque hubo un incendio en la prisión de la ciudad y hubo que trasladar allí a los presos. Durante los años de la Guerra Civil Española sirvieron para conservar los tesoros artísticos del Museo del Prado.

Desde aquí, nos dirigiremos a descubrir lo poquito que queda de las murallas árabes que hace casi mil años rodeaban y protegían la ciudad.

Entramos por la calle Roteros y la primera calle a la izquierda es la calle Palomino, la seguimos recta y antes de chocarnos contra un muro veremos un aparcamiento y mezclada con una casa actual veremos una torre completamente absorbida por los edificios de la ciudad. Seguimos la ruta del mapa y muy cerca encontramos la Plaza Torre del Ángel. Esta Torre del Ángel es del siglo XI. Es semicircular y hoy es una vivienda. Antiguamente fue una posada llamada la Posada del Ángel.

Sigue la ruta del mapa y verás que muy cerca está el Portal de Valldigna. Aprovechamos para verlo. Era la puerta de entrada al barrio árabe, entonces tenía puertas. Seguimos por...

... la calle Salinas y encontramos otro trozo de muralla construido el año 1.000. ¿Os lo podéis imaginar? Ese trozo de muralloa sigue ahí desde hace ya más de mil años. Como podéis ver tiene más de 2 metros de espesor y podemos intuir que en línea recta, con una pequeña curva llegaba hasta las torres de Serranos.

Quizá penséis que sólo son piedras y además piedras viejas y feas, pero no os engañéis: esas piedras viejas y feas son el testigo mudo, pero todavía vivo de todas las personas que como nosotros vivieron, lucharon y dejaron su huella en esta ciudad. Esas piedras nos recuerdan que somos parte de una historia que aún hoy sigue su curso y que no podemos olvidar.

Seguimos la calle Salinas y llegamos hasta la calle Caballeros.

Publicidad